• The Mentor Up

Entrevista a Hilario Alfaro, empresario y presidente de Madrid Foro Empresarial


Ignacio Kaiser, socio de The Mentor Up, entrevista a Hilario Alfaro, empresario y presidente de Madrid Foro Empresarial que comparte su visión del presente, del futuro y del papel del mentoring como herramienta de ayuda a las empresas.



IK: Ya que la iniciativa The Mentor Up está basada en el mentoring como pilar para la realización de su misión, ¿qué te parece el mentoring como herramienta en el contexto de la empresa?


HA: Mi opinión es que la experiencia que habéis acumulado a través de los años de profesión no se puede despreciar sino todo lo contrario, vosotros con vuestra experiencia estáis para acompañar a proyectos, ya sean nuevos o no, y dar una nueva visión a los que ya están en marcha. Ese es el eje fundamental, esa es la filosofía del mentoring a empresas.


IK: Una vez que has visto el planteamiento del proyecto y lo que te hemos transmitido hasta ahora, ¿qué crees que podríamos mejorar o hacer hincapié para cumplir con eficacia nuestra misión?


HA: Yo creo que más que hacer por vuestra parte es por la nuestra, la del empresario, el tener la suficiente humildad para aceptar los valores y la experiencia de otros. En general, somos más listos que nadie y resulta difícil llegar a preguntar a otro qué haría en su lugar. Hay falta de cultura por parte del empresario en admitir las opiniones de los demás.


IK: Entonces eso requiere por nuestra parte mucha promoción, mucha evangelización ¿no es así?


HA: Efectivamente, así es, porque tristemente sois unos grandes desconocidos. Esta filosofía que seguro fuera de España funciona mejor, aquí requiere, de entrada, humildad para admitir opiniones que pueden ser contrarias a las nuestras, pero que pueden estar basadas en una experiencia y una profesionalidad que constituyen el eje del mentoring. Creo que hay seguir “vendiendo” la figura vuestra que está muy poco desarrollada aún.


IK: Efectivamente, evangelizar en este sentido es muy complicado. Ese es uno de los objetivos de la asociación española de mentoring, que tiene un foco mucho más amplio que el nuestro, que nos focalizamos exclusivamente en el mentoring corporativo o empresarial en donde también incluimos las startups.


HA. Primero, lo que tenemos que hacer es dar valor a la experiencia y respeto a la edad. Nuestra cultura de que lo que hoy vale es ser joven, tener masters, etc. es un problema, un problema de principios.


IK: ¿Qué se han llevado de positivo en estos meses de confinamiento las pequeñas y medianas empresas?


HA: ¿Tú crees que estos últimos dos o tres meses que hemos pasado nos van a dejar algo distinto? Yo creo que vamos a aprender poco de esta situación. Sí es cierto que algunos temas que tanto nos costaba asimilar, como es el de la digitalización o el teletrabajo, han avanzado claramente, pero poco más.


IK: Desde mi punto de vista, sí es cierto que temas como el de la digitalización han calado en las empresas, en algunas al menos. Sin embargo, en algunos casos he observado que, gracias a la necesidad de analizar los recursos económico-financieros de que se dispone en la empresa y proyectarlos en el tiempo, se ha producido un cambio en cuanto a la opinión que se tiene de la planificación. La criticidad de los problemas financieros ha llevado a muchos empresarios a la necesidad de hacer planes… El hecho de tener que elaborar un plan de tesorería o incluso de negocio ante una negociación con un banco ya es un avance importante.

Para poder sobrevivir y tener éxito en este contexto tan volátil a partir de ahora, ¿qué dos o tres aspectos crees que tendrían que cambiar los empresarios en la forma como que piensan, deciden y gestionan sus negocios?


HA: Antes de nada, yo me pregunto si hemos aprendido algo de todo esto. Me da la sensación de que no. Un dato: nos avisan de la alta posibilidad de un rebrote en otoño. ¿Has oído a algún empresario decir que va a prepararse para ese escenraio, que va a aplicar lo aprendido en esta pandemia, que va a hacer algo distinto y pedir ayuda para prepararse? Yo no he oído a nadie.

Respondiendo más en concreto a tu pregunta, lo que podemos afirmar es que ha habido más solidaridad en las empresas, más compromiso con los trabajadores y ciertas dosis de colaboración entre compañías. Lamentablemente, todo esto se ha ocultado o ha desaparecido por la crispación política y la falta de complicidad por parte del Gobierno con el mundo empresarial. El Gobierno no nos ha dado cabida en ninguna mesa de expertos para contar con nuestras opiniones y buscar soluciones juntos. Al final, los empresarios somos los que creamos los puestos de trabajo, tenemos que estar ahí y ser escuchados como parte importante de la solución.


IK: Desde el punto de vista estratégico ¿cómo ves a los empresarios? ¿Están pensando en el medio plazo?


HA: Esta crisis y el tiempo que hemos pasado encerrados en casa ha sido aprovechada por los empresarios para pensar en su negocio y en cómo afrontar el futuro. La digitalización y las nuevas tecnologías han entrado en la cabeza del empresario, y ambos temas han llegado para quedarse. A muchos empresarios de diferentes sectores se les han abierto los ojos con la posibilidad del teletrabajo. Lógicamente, el teletrabajo no es llevarse el trabajo a casa, que es lo que en realidad ocurrió el 13 de marzo. Habrá que aplicar nuevas tecnologías, medición de resultados, etc. para que tenga la consistencia necesaria en el mundo de la empresa. Un aspecto importante a estudiar es cómo quedará la posición de la mujer que, necesitando visibilidad en el mundo laboral, el teletrabajo podría suponer un obstáculo para lograrlo. Por lo tanto, es importante evitar que al avanzar en el teletrabajo demos un paso atrás en otras cosas.


IK: En un reciente informe de McKinsey se dice que la tasa de quiebras y concursos en España va a triplicarse, en algunos sectores mucho más incluso, hasta ocho veces la tasa actual. Uno de los grandes problemas de la pyme española en su dimensión. Ante cualquier suceso de cierta magnitud, la mortandad se dispara y lo estamos viendo cada día. ¿Qué propone Madrid Foro Empresarial (MFE) para resolver esto?


HA: MFE está organizando charlas con diversas instituciones para informar a los empresarios de las posibilidades y herramientas que existen para evitar precisamente ese aumento de la mortandad de las empresas, herramientas que hasta ahora parecía que sólo estaban a disposición de las empresas más grandes, pero que en realidad existen para todo tipo y tamaño de empresa. Además de esto, formación, formación, formación… En cualquier caso, necesitamos una fiscalidad que fomente el crecimiento de las empresas, algo que ahora no se da en absoluto.


IK: Las fusiones y adquisiciones son un método de crecimiento más rápido que el orgánico. Muchas veces éste crecimiento orgánico no permite que las empresas que han sufrido una crisis lleguen a la siguiente suficientemente asentadas y con fuerza y un tamaño razonable. Sin embargo, las fusiones y adquisiciones permiten que las compañías adquieran la dimensión adecuada y se consoliden en los periodos de crecimiento de la economía. ¿Cómo está tratando MFE esta posibilidad de crecimiento de cara a sus empresas asociadas?


HA: Pues sinceramente tenemos que reconocer que no hemos hecho hasta ahora gran cosa. Es una asignatura pendiente que tenemos en nuestra agenda y que hay que desarrollar entre todos.


IK: Hablemos de teletrabajo. La gran mayoría de los que lo estamos practicando no ven más que beneficios (flexibilidad, conciliación, menos gastos, etc.), y muchos se aventuran a decir que es otra de las cosas que ha venido con el Covid-19 para quedarse definitivamente. ¿Pero no crees que esto puede distanciar más a los dos principales niveles de la empresa, la alta dirección y el área operativa, y generar agravios que puedan tener repercusión en la productividad y rendimiento de las mismas, incluso en la conflictividad laboral? ¿Qué debería hacerse?


HA: No soy un entusiasta del teletrabajo, todo lo contrario, ya apunté algo antes. No creo que sea la panacea a la que debemos aspirar, todo lo contrario, salvo que las circunstancias, como ha ocurrido ahora, nos lleven a ello. Con el fin de facilitar la conciliación, pues sí, pero en general no lo veo bien por lo que dices, por ese gap que se genera entre la cabeza de la empresa y el resto de la organización, no es bueno ni sano. Además de esto, el trabajador vive la empresa de forma diferente y hay que tener presente que los aspectos sociales son importantes también, así como el papel de la mujer en ella, como decía antes. Creo que estamos lejos, que nos falta cultura de teletrabajo para que sea rentable para la empresa y también lo sea para el trabajador. Sin ir más lejos, en esta crisis quienes han trabajado o lo están haciendo desde su casa han dedicado muchas más horas de lo habitual. Más que estos métodos lo que necesitamos son medidas de apoyo directo a las empresas.


IK: Hablemos en positivo, las empresas españolas, los empresarios, aprendieron muchas cosas de la anterior crisis, ¿qué hay de positivo u optimista para las empresas en esta crisis que estamos viviendo?


HA: Yo creo que la crisis va a ser menos profunda de lo que nos dicen y más corta la recuperación. Los empresarios están aprovechando para eliminar todo aquello que no es necesario o que no aporte a la empresa, para investigar o descubrir nuevos caminos, aunque tengan un cierto riesgo. Estas crisis siempre suponen la desaparición de multitud de empresas que no son competitivas, que no han hecho los deberes, todo en beneficio de quienes sí los hayan hecho. También encontramos empresarios que tiran la toalla con empresas que no son del todo rentables, pero lo podrían ser, u otras que no tienen relevo generacional. Esto también puede ser una oportunidad para emprendedores en lugar de empezar de cero. Si logramos casar empresas en esa situación con emprendedores interesados en desarrollar un negocio sería muy beneficioso para todos. Esto se lo hemos propuesto a la Comunidad de Madrid. Hay experiencias previas en Francia donde a través de una aplicación se ponen en contacto empresarios que quieren dejar un negocio con emprendedores que quieren empezar uno. Por desgracia, aquí no ha habido posibilidad de encontrar financiación para este proyecto.

193 visualizaciones0 comentarios